El ejercicio es bueno para ti, pero ¿qué cantidad es la adecuada?

Publicado en Fitness

Una mejor salud, una actitud más alegre y una vida más larga: moverse más está claro, pero ¿cuánto tenemos que entrenar para recoger los beneficios?

Disminuye en un 50% la posibilidad de padecer enfermedades tales como cardiopatías, derrames cerebrales y cáncer. Disminuirá las posibilidades de muerte prematura en un 30%. Si existiera una píldora mágica con la que pudiéramos conseguir estos beneficios, todos estaríamos haciendo cola para obtener la receta.

Pero no existe ninguna medicina que recoja estos beneficios para la salud. Todo lo que necesitas es hacer ejercicio. Entrenar más puede ayudarte a vivir una vida más feliz y más saludable, así que no te deprimas, muévete. Reducirás el riesgo de depresión e iluminarás una gran cantidad de áreas del cerebro que te proporcionarán más energía, tanto física como mentalmente.

La pregunta es, ¿qué cantidad es suficiente? ¿Tenemos que estar sudando en una clase de HIIT cada día o con un poco de yoga alguna vez a la semana ya funciona? Hemos aglutinado la ciencia con el movimiento, para que puedas planificar exactamente cuánto tiempo necesitas bombear el corazón cada semana para obtener unos beneficios de salud óptimos.


Practica la mayor cantidad de ejercicio posible a la semana

Vamos directos al tema. Para mantenerse en forma y focalizado, deberías moverte más cada día, con el objetivo de incluir 150 minutos de actividad física en tu rutina a lo largo de la semana a través de una variedad de clases, entrenamientos o actividades.

No es necesario estar horas y horas sudando para que el ejercicio sea efectivo; 20 minutos al día pueden marcar una gran diferencia en tu salud. Esos 20 minutos, de hecho, son los más importantes: reducirás drásticamente el riesgo de todo tipo de enfermedades, como la diabetes, la demencia y las enfermedades cardíacas. Además, al incorporar explosiones cortas de ejercicio en tu rutina diaria, harás que entrenar sea menos desalentador y con el tiempo se convertirá en un hábito.

Es evidente que cuanta más actividad física realices mejor. Eso significa moverse con una intensidad suficiente como para acelerar el ritmo cardíaco, respirar más rápido y calentar el cuerpo, también conocido como actividad de intensidad moderada.


Cómo moverse más

El "asesino silencioso" de hoy en día es, sin duda alguna, permanecer sentado. Un estilo de vida sedentario es el culpable de padecer un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y aumento de peso. Pero cuando pasamos la mayor parte de nuestras vidas en una oficina, viendo la televisión y en el automóvil, aumentar la actividad puede ser difícil.

Además de los entrenamientos habituales, existen muchas maneras de aumentar el movimiento sin grandes esfuerzos. Prueba estos tres durante la semana y pronto alcanzarás tus objetivos semanales de actividad física:

  1. Sube las escaleras. Olvídate del ascensor y las escaleras mecánicas para subir rápidamente las escaleras. Cuantos más peldaños, mejor, ¡trabaja las pantorrillas, los muslos y los glúteos!
  1. Levántate, levántate. Invierte en un escritorio de pie o configura un reloj con recordatorios para salir a caminar o simplemente quédate de pie cada 30 minutos. En lugar de enviar un correo electrónico a un compañero de trabajo, levántate y charla con él.
  1. Camina. ¿Coges el autobús para ir al trabajo? Salta del bus antes de llegar a tu parada y camina el resto del trayecto. Durante la pausa para el almuerzo, realiza un paseo enérgico: volverás a la oficina sintiéndose lleno de energía y también superarás la temida depresión de las tres del mediodía.

¿Ya conoces nuestras Xpress Classes? Diseñadas para ser rápidas, efectivas y divertidas, estas clases te proporcionarán suficiente ejercicio y no te robarán más de 15 minutos. Obtén más información aquí.

Publicado en Fitness