Cómo defenderte de un ataque en 5 movimientos esenciales

Publicado en Fitness and tagged Defensa Personal, Entrenamiento

personal trainer fight training workout boxing fitness defence Holmes Place

¿Cómo puedes autodefenderte de un ataque? Aquí tienes 5 movimientos esenciales y algunas clases de Holmes Place que pueden ayudarte.

Un ataque es algo inesperado y cuando ocurre, es muy fácil que el pánico se adueñe de ti. Pero si adquieres algunas tácticas simples de autodefensa, no tiene por qué ser así. Mantente a salvo en la calle con estos cinco movimientos esenciales y prepárate para todo.


Primero, aquí tienes algunas reglas generales por si te atacan:

  • Haz tanto ruido como te sea posible. Mientras te defiendes, grita / grítale a tu agresor para llamar la atención sobre tu ubicación y la gente que pase por la calle pueda interponerse.
  • Utiliza la cabeza, rodillas y codos como puedas. Estas son las partes más duras de tu cuerpo, por lo que proporcionarán un mayor impacto (si las usas de manera eficiente).
  • Recuerda: el objetivo es huir. No te pongas en mayor peligro. Si logras lastimar a tu agresor, aprovecha la oportunidad para alcanzar un lugar seguro.


Prueba entrenar con un experto y asegúrate de que estás preparado.


1. Golpéale la nariz

Con la palma de la mano y con un movimiento hacia adelante, golpea a tu agresor en la nariz. La nariz es extremadamente sensible, por lo que incluso un movimiento tan simple como este puede hacer que se rompa o sangre. Cualquiera que sea el resultado, debería estar lo suficientemente herido para que puedas salir de allí.


2. Redúcelo con un bloqueo de muñeca

Si actúas rápido, puedes incapacitar momentáneamente a tu atacante con un bloqueo de muñeca. Para hacer esto, tira la palma de tu atacante hacia arriba, luego gírala y llévala al suelo. Esto lo despistará, pero probablemente no detendrás el ataque por completo, así que combina esta táctica con un ataque propio (como una patada en la ingle o el cabezazo) antes de escapar.


3. Métele el dedo en el ojo

Suena simple, pero algo tan simple como meter el dedo en el ojo de tu asaltante puede detenerlo, ya que realmente lo lastimará y no podrá ver lo que estás haciendo. No temas ser enérgico: muchos expertos en defensa personal recomiendan usar una "arma", como las llaves, para defenderte y garantizar que la visión del atacante se vea afectada el tiempo suficiente para que puedas huir.


4. Cabezazo hacia atrás

Si un atacante te coge por la espalda, echa la cabeza hacia atrás lo más fuerte que puedas para golpearle en la cara o el cuello. Esto debería hacerle perder el control sobre ti. Si no te suelta del todo, agáchate y agárrale por la parte posterior de las pantorrillas o las rodillas y tira de ellas hacia ti con la mayor fuerza posible. Debería perder el equilibrio o incluso caerse por completo, dándote más tiempo para salir.


5. Cabezazo hacia delante

Muchos atacantes intentan inmovilizar a sus víctimas contra la pared. Si esto te sucede a ti, tienes algunas opciones. O coge aire e impúlsate hacia arriba para golpearle con la cabeza en la mandíbula o, si tiene los brazos a cada lado, golpéalos tan fuerte como puedas en la axila para separarlos.


Haz un esfuerzo extra...

Si quieres aprender más técnicas de autodefensa, ¿por qué no te apuntas a una de nuestras clases? En Holmes Place te ofrecemos clases como Spartans, Warrior, Boxeo, Body Combat, entre otras; consulta el horario de actividades dirigidas de tu club para ver las que tienes disponibles.


¿Quieres probar una de nuestras clases?

Publicado en Fitness and tagged Defensa Personal, Entrenamiento.