El poder de una breve siesta y cómo hacerla correctamente

Publicado en Lifestyle and tagged Rest, Health, Healthy lifestyle

Woman resting sunny day relax | Holmes Place

¡Echar una cabezadita! ¿Deberías estar durmiendo la siesta? Hacer una breve siesta por la tarde es como darle al botón de reinicio del cerebro – lo afirma la ciencia. He aquí por qué todos deberíamos cerrar los ojos durante el día...

¿Necesitas una siesta? Ya conoces la sensación. Son las 3 del mediodía de un día laborable y tus párpados se sienten como colgaran pesas de ellos. Has probado con el azúcar de un refrigerio a media tarde y de inmediato has tenido un bajón todavía peor.


¿Cuál es la solución? ¿Hacer algunos estiramientos? ¿Tomar un poco de aire fresco? ¿Otro café? Nuestro estilo de vida actual implica que estos sean a menudo los únicos métodos que utilizamos para aumentar nuestros niveles de energía.


Pero beber una bebida energética u ocho tazas de café al día es en realidad la razón por la que muchos de nosotros permanecemos despiertos por la noche mirando al techo: insomnio. Si retrocedemos el reloj a la era cavernícola, sin embargo, las cosas eran muy distintas. 


Una breve historia del poder de la siesta

Para entender por qué va bien la siesta, necesitamos saber el origen. Se cree que nuestros antepasados ​​dormían por etapas (en lugar de las ocho horas del tirón, como hacemos ahora) porque alguien tenía que permanecer despierto y estar atento al peligro. Más del 85% de los mamíferos aún duermen de esta manera, conocida como el sueño polifásico: cualquier persona que tenga un gato sabrá que duermen siesta durante el día y la noche.


Afortunadamente, ya no necesitamos permanecer despiertos para proteger a nuestra familia de los tigres con dientes de sable. Y además, estamos diseñados para dormir la siesta. No se trata de un lujo sino de una necesidad biológica.


Investigaciones de la Escuela de Medicina de Harvard indican que debemos programar una siesta durante el día para luchar contra el bajón del mediodía. Una siesta rápida puede ser la forma más efectiva de combatir el cansancio de la tarde, más que consumir cafeína o incluso dormir más por la noche.


Echar una cabezadita puede estimular tu sistema inmunológico, mejorar la memoria y la claridad de pensamiento, aumentar el estado de alerta y la creatividad y estimular un ánimo más pacífico. Hazlo bien y continuarás el día con una mente fresca y despierta, en lugar de un aturdimiento posterior al sueño.

Aquí tienes cómo:


Cómo dormir la siesta como un auténtico profesional

Cuando dormimos, nuestro cuerpo pasa por cinco etapas diferentes:


  • La etapa uno dura entre dos y cinco minutos, donde la mente empieza a relajarse.
  • La etapa dos dura alrededor de 20 minutos: la frecuencia cardíaca se ralentiza y el movimiento de los ojos se detiene. Tu cerebro comienza a producir ráfagas cortas y sincronizadas de actividad eléctrica llamadas "husos de sueño" que duran alrededor de un segundo.
  • La etapa tres es el período entre sueño ligero y muy profundo. Las ondas cerebrales lentas "Delta" se mezclan con ondas pequeñas y más rápidas.
  • La etapa cuatro se centra en media hora de puro sueño Delta. Sin movimiento ocular ni actividad muscular: es difícil despertarse en esta etapa.
  • La etapa cinco es el sueño de movimiento ocular rápido (REM). Los músculos se paralizan y tu cerebro está extremadamente activo: aquí es cuando ocurren los sueños.


For rest pattern information, you might also be interested in Ayurvedic sleep that we covered here.


Para una siesta corta adecuada, debes permanecer en el modo de sueño ligero (etapa dos). Esto permite que los husos de sueño ocurran para un mejor descanso cerebral. Unos estudios realizados por la NASA en 1995 descubrieron que una siesta de 26 minutos potenciaba el rendimiento en un 34% y el estado de alerta en un 54%. Esto significa que evitarás entrar en el sueño profundo y no te despertarás sintiéndose todavía más soñoliento.


El mejor momento para una siesta rápida es entre las 13h y las 15h. Recuerda, la siesta no consiste en dormir, y tú puedes dominar la siesta del mediodía si tienes el hábito de hacerlo. Pasar a un estado medio dormido es suficiente para descansar la mente por completo. Recuerda que la meditación también puede ayudarte.


Primero, asegúrate de tener un lugar oscuro y tranquilo para relajarte y programarte una alarma al cabo de 26 minutos. Relaja tus grupos musculares uno por uno, desde los dedos de los pies hasta el cuello. Permite que tus pensamientos se desvíen - si te llega alguno para estresarte, apártalo suavemente a un lado. Mantén los ojos cerrados, tu cuerpo relajado, y podrás dominarlo. No duermas mucho más después de que suene la alarma, incluso aunque te sientas un poco adormecido durante los primeros dos minutos. Esta sensación pasará y disfrutarás de un nuevo estallido de energía. ¡Viva la siesta!


Here is your nap-cheatsheet

NAPS.png

Publicado en Lifestyle and tagged Rest, Health, Healthy lifestyle .