Menopausia y ejercicio: ¿qué puedo hacer? Según la Doctora Thordis Berger

Publicado en Medical and tagged Lifestyle, Mujer, Menopausia, Vida Activa

Woman stretching | Holmes Place

La menopausia conlleva muchos cambios en el cuerpo de la mujer.

En el momento de la menopausia, los ovarios cesan su actividad cíclica, hecho que implica importantes cambios hormonales. Los niveles de estradiol (la principal hormona sexual femenina) y los andrógenos (producidos en los ovarios, las glándulas suprarrenales y las células de grasa) disminuyen y la progesterona ya no es producida de manera cíclica. Estos cambios provocan efectos clínicos significativos. Algunos de estos efectos permanecen en silencio (a nivel esquelético, cardiovascular) mientras que otros, como los efectos vasomotores, se asocian a síntomas bien caracterizados. Los síntomas vasomotores afectan hasta al 75% de las mujeres que entran en la menopausia.

A menudo, las mujeres cuando entran en la menopausia, realizan menos ejercicio y este hecho puede hacer que aumenten de peso. Para complicar aún más las cosas, la actividad del metabolismo también disminuye. Una razón de este declive del metabolismo con la edad es la pérdida de masa muscular (alrededor de doscientos cincuenta gramos al año). El músculo quema más calorías que grasa, de modo que cuando el músculo no se preserva con el ejercicio de entrenamiento con pesas, el cuerpo simplemente no quema tantas calorías. También existe una tendencia a aumentar la ingesta de calorías. A medida que el metabolismo disminuye, muchas mujeres no ajustan sus calorías en consecuencia, lo que a menudo conduce al aumento de peso.

La práctica de ejercicio regular puede prevenir o disminuir el impacto de muchos de los cambios mencionados anteriormente, disminuir la morbilidad y la mortalidad después de la menopausia.


Menopausia y ejercicio: ¿qué puedo hacer?

El programa de ejercicios para mujeres posmenopáusicas debería incluir ejercicios de resistencia (aeróbico), de fuerza y ​ de equilibrio. Fuera de estos ejercicios aeróbicos, el aumento de carga y de resistencia resultan efectivos para aumentar la densidad mineral ósea de la columna vertebral en las mujeres posmenopáusicas.

Dado que las mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas en general son bastante inactivas, es más probable que cumplan con un programa de ejercicio moderado que con un programa intenso que comporta un riesgo mayor de lesionarse. Las actividades que son agradables y que se promueven dentro del contexto de un estilo de vida saludable tienen una mayor tendencia a mantenerse.

Tenemos que reconocer que la actividad física es un componente vital para un estilo de vida saludable y esencial para la prevención de enfermedades. Hoy en día, las mujeres todavía viven décadas después de la menopausia, y durante estos años, la actividad física regular puede mejorar su calidad de vida, su salud general y su bienestar.


Daley A, Stokes-Lampard H, MacArthur C. Ejercicio para los síntomas vasomotores de la menopausia. Cochrane Database Syst Rev. 2011;5: CD006108

Bonaiuti D, Cranney A, Iovine R, Kemper HH, Negrini S, Robinson V, et al. Efectos del programa de ejercicios sobre la calidad de vida en mujeres posmenopáusicas osteoporóticas y osteopenicas: una revisión sistémica y un metanálisis. Cochrane Database Syst Rev. 2002;2: CD000333

Publicado en Medical and tagged Lifestyle, Mujer, Menopausia, Vida Activa.