Cinco maneras de aumentar el consumo de proteínas

Publicado en Nutrición and tagged Entrenamiento, Deporte, Proteínas, Nutrición

Woman fitness outfit workout outdoor belly abs | Holmes Place

¿Por qué tienes que preocuparte por incorporar suficiente proteína en tu dieta? Aquí tienes la explicación sobre el nutriente responsable de aumentar el tono muscular, además de cinco formas de aumentar su consumo.

Nuestro cuerpo la utiliza para construir y reparar tejidos. El cabello y las uñas están formadas por ellas. Se utilizan para producir enzimas y hormonas, estabilizan el azúcar en la sangre y son un elemento esencial de cada célula de nuestro cuerpo. No se puede negar, la proteína es poderosa. Es por eso que los culturistas consumen batidos de proteínas y su sello se aplica cada vez más a todo, desde las tortitas hasta la cecina.


Puedes conocer por qué este macronutriente es tan popular, pero todavía existe mucha confusión flotando alrededor del tema. Aquí tienes algunas maneras muy fáciles de aumentar su consumo y recoger los beneficios de este nutriente para el aumento muscular.


1.Consume huevos en el desayuno

Un cambio fácil que puedes hacer todos los días es elegir huevos en lugar de los cereales. Escalfado, revuelto, hervido, como te guste más, obtendrás proteínas de alta calidad al comienzo del día, lo que te ayudará a que no comas tanto después. El huevo promedio contiene alrededor de seis gramos de proteína con la clara de huevo incluido.


2.Introdúcela en la repostería

¿Quién dice que la proteína en polvo sirve solo para hacer batidos? Sustituye la harina que utilizas para hacer magdalenas para un cuidado saludable o los frijoles negros en los brownies para un extra de proteínas. Si estás utilizando la proteína en polvo para repostería, asegúrate de encontrar una tabla de conversión adecuada y no le exijas demasiado: a nadie le gustan las galletas tipo ladrillo o las tortitas gruesas y gomosas. No te preocupes, hornear la proteína no alterará su valor nutricional y absorberás los aminoácidos igual.


3.Mantén el hummus a mano

Tener siempre a mano preparados de frijoles para dipear es ideal. Cuando necesites picar algo, corta un poco de pepino, zanahoria y pimiento y sumérgelos en un poco de hummus. El hummus de garbanzos es una fuente de proteínas y con semillas de calabaza tostadas puedes obtener el doble de proteína. Incluso puedes untar la cremosa pasta de garbanzo sobre un sándwich en lugar de engordar con mayonesa o queso. Otro gran refrigerio por el camino (si no eres vegano) es el pescado enlatado: las sardinas, la caballa y el salmón son fuentes repletas de proteínas que no necesitan frigorífico.


4.Incluye proteínas en tu ensalada

Las ensaladas son potencias nutricionales pero los vegetales no siempre te llenan de proteínas, por lo tanto, es posible que te entre el hambre una o dos horas después del almuerzo. Para mantener el hambre a raya, añade una buena dosis de proteína a tu ensalada: 100 g de pechuga de pollo o pavo, atún, salmón o queso le proporcionan al cuerpo alrededor de 25 g de proteína. Evita las carnes grasas deliciosas como la carne asada, el salami y el jamón, que están llenos de sal que pueden hacer que te hinches. Si eres vegano, prueba con almendras picadas, garbanzos o un puñado de nueces a tu ensalada.


5.Disfruta de tus opciones lácteas

El requesón tiene una increíble cantidad de proteínas: consúmelo en lugar del queso ricotta, puedes obtener una mayor cantidad de nutrientes y mucha menos grasa y calorías. Si eres un aficionado al yogur, cambia tu yogur habitual por el yogur griego y estarás consumiendo casi 20 gramos de proteína por ración. Asegúrate de comprarlo natural ya que algunas compañías le agregan azúcar.

Publicado en Nutrición and tagged Entrenamiento, Deporte, Proteínas, Nutrición.