Agua aromatizada, cómo prepararla bien (sin azúcares añadidos)

Publicado en Nutrición

Aunque los zumos naturales de frutas son deliciosos, contienen una gran cantidad de azúcares. En realidad, es mucho más saludable comer la fruta entera, con su fibra y su pulpa, que quitarlo.

Cada vez más, los nutricionistas insisten en los daños de beber zumos de fruta naturales ya que algunos de ellos contienen más azúcar que un refresco azucarado.

Sólo la palabra 'fruta' ayuda a tener una imagen más saludable pero no siempre es así. Algunos estudios comparativos muestran que una de las latas más vendidas de refrescos (350 ml) tiene alrededor de 140 calorías, mientras que la misma cantidad de zumo de manzana contiene 165 calorías y aproximadamente la misma cantidad de azúcar.

De todas maneras, tienes alternativas para disfrutar del sabor de la fruta sin los azúcares añadidos y beneficiarte de sus vitaminas, su poder antioxidante y de sus propiedades hidratantes.

Cómo prepararlo:

Es mucho mejor si tienes una botella reciclada transparente (o de cristal con pajita incluida) que puedas lavar con facilidad y llevarla contigo todo el día. Muy fácil hasta aquí pero seguro que te estás preguntando porqué transparente.

La respuesta es sencilla. Los colores naturales de la bebida lo harán más atractivo y de esta manera, podrás ver la cantidad de fruta que se necesita para colorear el agua con el fin de proporcionar el sabor que más te guste.

Vierte los trozos de fruta que hayas escogido dentro de una botella y si son frutas pequeñas como las frambuesas o los arándanos, mantenlas enteras. También puedes mezclar sabores, frutas e incluso especias. ¡Creatividad al poder! Los plátanos no interesan demasiado así que déjalos a un lado. Si necesitas un edulcorante, utiliza la stevia o el agave.

Una vez hecha la mezcla, añade el agua.

¿Listo para removerlo? Aquí tienes algunos de los poderes nutricionales de cada fruta (escoge la que más se adapte a tus necesidades):

Manzana: Vitamina A, B
Propiedades calmantes y tonificantes

Uva: Vitamina A, C
Mejora el riego sanguíneo, reduce el acné y es anti- inflamatoria.

Kiwi: Vitamina C, E y Zinc
Beneficioso para piel, el cabello, los dientes y la salud de las uñas.

Limón: Vitamina C
Aclara el tono de la piel, reduce las manchas y cicatrices, anti-envejecimiento.

Frambuesa: Vitamina C, Manganeso
Ayuda al crecimiento y a la reparación de las células de la piel.

Mango: Vitamina A, C y B6
Mejora el sistema inmunológico y la salud de las células de la piel.

Piña: Vitamina C, Manganeso y Cobre.
Antibacteriana, antiinflamatoria, reduce el daño solar.

Granadas: Vitamina C y K.
Combate el acné y previene la aparición de arrugas.

Aquí tienes algunas sugerencias de recetas frescas para que las pruebes:

Limón y Frutos Rojos
Corta la mitad de un limón y añade media taza de fresas, arándanos y frambuesas.

Menta y piña
Media taza de piña (cortada a dados) y unas hojas de menta fresca.

Manzana y Canela
Una rama de canela y una manzana cortada a rodajas.

Publicado en Nutrición