5 maneras de darte un capricho sin arruinar tu dieta

Publicado en Nutrición and tagged Lifestyle, Nutrición, Ejercicio

Pizza vegetariana saludable con albahaca | Gimnasio Holmes Place

Existe una delgada línea entre consentirte y tirar la casa por la ventana, pero es posible recompensarte con los alimentos que te gustan sin que por ello, aumentes de peso.

Si tienes un día trampa todos los días y te saltas la alimentación saludable, por ejemplo, no llegarás muy lejos. Pero un día trampa a la semana, un paréntesis planificado con autocontrol, puede ayudarte a cumplir tus objetivos de salud y estado físico a largo plazo.


Todo es cuestión de equilibrio y moderación, no se trata de privarse de lo que te gusta. Una dieta estricta simplemente no es sostenible, por lo que hemos compartido algunos secretos sobre cómo darte un gusto y seguir siendo esbelto:


Toma consciencia

Permítete dos caprichos a la semana que realmente te hagan la boca agua. Ya sea una bola de tu helado favorito o de un hot dog con cebollas frita, la clave es centrarse realmente en la calidad de la comida. Piensa en cómo huele; cómo sabe en tu boca y tu lengua; cómo se siente al tragar. Come aproximadamente por el valor de 300 calorías de capricho - si es realmente tomas consciencia, apreciarás cada bocado y no tendrás la tentación de darte atracones.


Descansa bien

Cuando no dormimos lo suficiente, nos apetecen refrigerios calóricos por lo que descansar bien por la noche es uno de los factores más importantes (que a menudo pasamos por alto) cuando se trata de ponerse en forma. Para crear un patrón de sueño saludable, aleja los dispositivos electrónicos de ti por lo menos media hora antes de acostarte y trata de irte a la cama a la misma hora todas las noches.


Haz ejercicio regularmente

Muchas personas practican ejercicio simplemente para poder comer más de aquellos alimentos que les gustan sin aumentar de peso. Si bien la quema de calorías definitivamente ayuda, asegúrate de no tirar de comida "trampa" inmediatamente después de una sesión de sudor. Después de un entrenamiento, hay que reabastecer el cuerpo, reparando los tejidos musculares y recuperando las reservas de glucógeno. Para hacer esto, la merienda o tentempié saludable: batidos de proteínas, pasteles de arroz con mantequilla de cacahuete y plátano, pavo magro con rodajas de manzana. Si te alimentas de manera adecuada, no tendrás ganas de atracones más tarde.


No te rindas

Estás invitado a una fiesta. Ya llevas unas copas de vino, te has atiborrado en el buffet, luego llegas a casa y devoras una pizza. Noches como estas sucederán, pero eso no significa que tengas que desanimarte y comer comida basura nuevamente al día siguiente porque ya has "fracasado". No has tirado la toalla todavía, acabas de tener una noche trampa imprevista, así que no planees ninguna más en lo que queda de semana. Y definitivamente no dejes que un error te derrote y vuelvas a las viejas costumbres.


Consigue que tus alimentos favoritos sean saludables

¿Te encanta la pizza? Utiliza la coliflor para la corteza y reduce las calorías a la mitad. ¿Obsesionado con los brownies? Prueba una receta de postre saludable que utiliza verduras, jarabe de arce y cacao en polvo en lugar de un millón de aromas artificiales y montañas de azúcar. Existen innumerables formas de hacer que tus alimentos preferidos sean más saludables, al introducir frutas y verduras o al usar edulcorantes sin azúcar refinada.

Publicado en Nutrición and tagged Lifestyle, Nutrición, Ejercicio.