Nutrición emocional para estar más fit

Publicado en Nutrición and tagged Hambre real, Hambre emocional, Dieta

Eating Salad

En la sociedad actual muchos de nosotros utilizamos la comida para canalizar nuestros sentimientos.

En muchas ocasiones no comemos por “hambre real” sino por entretenernos, por desconectar o por relajarnos. Confundimos la comida con una opción de disfrute y de liberación de tensión. Esto se conoce como “hambre emocional” y simboliza un apego a ciertos alimentos con lo que nos hemos acostumbrado a gestionar emociones como la tristeza, la ira... Estos alimentos son normalmente azucarados, altos en grasa, sal y con una textura concreta. Suelen ser crujientes, tipo mousse y que en algún momento han estimulado nuestro cerebro como recompensa.


¿Cómo diferenciar el hambre real del hambre emocional?

Hambre real:

  • Aparece de forma gradual.
  • Puedes esperar para comer.
  • Comerías cualquier cosa, no te importa el qué, normalmente apetencia por lo saludable.
  • Relacionada con los horarios.
  • Controlas lo que comes.
  • Prestas atención (sabores, textura, aroma…)
  • No hay sentimiento de culpabilidad.
  • Te sientes satisfecho.


Hambre emocional

  • Aparece de repente.
  • Quieres comer ya.
  • Apetencia de alimentos concretos y palatables (calorías, azúcar, grasas ….)
  • No relacionada con los horarios.
  • No controlas lo que comes.
  • No prestas atención ( falta de disfrute de lo que comes)
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Excesivamente lleno.


Cómo combatir el hambre emocional:

  1. En el momento de comer, identifica del 1-10 qué nivel de hambre tienes.
  2. Duerme como mínimo 8h
  3. Evita bebidas con teína o cafeína.
  4. Realiza actividad física y busca un espacio para ti misma.
  5. Comparte tus sentimientos, te ayudará a aliviar tu tensión.
  6. Come sano y lentamente.
  7. Para calmar el hambre emocional los mejores alimentos son: berberechos, encurtidos, frutos secos sin freir y salar, fruta deshidratada, palomitas en sartén con aceite de oliva virgen extra, yogur o kéfir.


¡Descubre más sobre nutrición emocional y disfruta!


Débora Torrente

Nutricionista en Holmes Place Balmes

Publicado en Nutrición and tagged Hambre real, Hambre emocional, Dieta.