Superalimento: El jengibre

Publicado en Nutrición

El jengibre se utiliza desde hace siglos por sus propiedades medicinales y es conocido por aliviar la inflamación, calmar el sistema digestivo, lo que reduce el dolor y mejora el apetito.

Esta raíz subterránea, intensa y fresca, puede consumirse fresca, en forma de zumo, molida o en polvo. De sabor intenso, el jengibre se consume generalmente en dosis pequeñas que ayudan a reducir la cantidad de sodio utilizado para conferir sabor a los platos, convirtiéndose en una alternativa más saludable. La raíz tiene un número elevado de compuestos antioxidantes que mejora el aspecto y la salud del cabello y del físico en general.

Puedes plantar y hacer crecer tu propio jengibre de una manera muy fácil, sólo tienes que seguir nuestra guía infográfica, paso a paso, aquí

Siempre puedes añadir jengibre fresco a tu dieta con una receta de té sanador.

Y, para la medicina ayurvédica, te sugerimos una receta limpiadora y deliciosa de jengibre de Stacey:

Conserva de coco y jenjibre
(2 tazas)

Ingredientes:

  • 1 taza de coco rallado sin azúcar deshidratado
  • 1 - 2 tazas de agua tibia (empieza con 1 taza)
  • 1 \ 4 taza de garbanzos Chana Dahl
  • 1 cucharadita de jengibre cortado e trozitos
  • 1 \ 2 - 1 chile verde/ rojo (según el gusto y la fuerza de chile)
  • 3 ramitas de cilantro fresco
  • 1 \ 4 cucharadita Pasta de tamarindo
  • 1 cucharadita de azúcar / azúcar moreno
  • 1 \ 2 cucharadita sal

Preparación:

Coloca en una licuadora el coco, los garbanzos Chana Dahl, el jengibre, el chile, el azúcar moreno, la sal y la pasta de tamarindo. Lava las hojas de cilantro y quita los tallos más gruesos. Añádelos a la licuadora, agrega 1 taza de agua y el puré hasta obtener una pasta espesa, añade más agua hasta que tenga la consistencia deseada. La textura debe ser un poco áspera. Sazónalo al gusto, añade más sal, azúcar, tamarindo y chile, según creas necesario.

Publicado en Nutrición