Superalimentos: Las naranjas

Publicado en Nutrición

Originaria de la familia de los cítricos, las naranjas han evolucionado con el tiempo en un sinfín de diferentes tipos, formas y colores, creando híbridos de especies preciosas. De hecho, la naranja dulce que consumimos hoy en día es en sí misma un híbrido.

Este súper alimento originario de Asia es el cítrico más consumido en el mundo. Puede extraerse un zumo delicioso, pero es mejor consumirla entera con el fin de mantener todos sus nutrientes y beneficios.

Relucientes, carnosas y con una gran explosión de sabores, las naranjas se ofrecían como regalos de Navidad en la Inglaterra victoriana. También salvaban la vida de los marineros y se consideraban un medicamento durante la Edad del descubrimiento en el siglo XV.

A lo largo de la historia, las naranjas han sido tan increíblemente populares que el color fue nombrado después de la fruta.

Beneficios:

Las naranjas comunes son conocidas por ser una excelente fuente de vitamina C (100g puede proporcionar más del 60% de la dosis diaria recomendada de esta vitamina).

Minerales como el calcio, el hierro, el magnesio, el potasio, el fósforo y el zinc también están presentes en la naranja.

Estas propiedades únicas dan como resultado la posibilidad de reducir el riesgo de afecciones relacionadas con el corazón, cálculos renales, piel, pulmón o cáncer de mama (entre otros).

Las naranjas son muy conocidas y alabadas por su capacidad de prevenir resfriados, luchar contra las infecciones virales y promover la buena visión, debido a sus compuestos carotenoides que ayudan a prevenir la degeneración macular.

100 g de naranjas tiene un promedio de 47 calorías, incluyendo la pulpa y la fibra. Sin embargo, cuando se consume como jugo, la concentración de azúcar puede ser mayor que la de refrescos enlatados - por lo que los nutricionistas lo desaconsejan.


Recetas:

La mejor manera de disfrutar de la naranja es en su forma pura y entera, pero si la conservas durante más tiempo, lo puedes hacer en una deliciosa mermelada. Esta receta de Stacey desde goodnessis.com inspiró a Anna.

http://goodnessis.com/finished-orange-marmalade-jam/

CONFITURA DE MERMELADA DE NARANJA

Salen 5-6 frascos aproximadamente
1 kg de naranjas
1 limón
1 litro de agua filtrada
300 g de azúcar moreno

Usando un cuchillo de cocina pequeño y afilado, corta las naranjas y el limón por la mitad y luego nuevamente por la mitad, así obtienes cuartos. Quita todas las semillas que puedas y luego corta cada cuarto en rodajas finas (o rodajas gruesas si te gusta una textura más gruesa).

Coloca el agua, las naranjas y las tiras de limón en una cacerola grande de acero inoxidable o esmaltado. Llévalo a ebullición, baja el fuego para que el líquido continúe cocinándose a fuego lento. Hiérvelo a fuego lento durante 30 minutos. En los intervalos, levanta la tapa y quita cualquier semilla que pueda haberse perdido y que esté flotando en la superficie.

Destápalo y a continuación, añade el azúcar y cocínalo a fuego lento hasta que la mermelada sea espesa y la cáscara sea suave y transparente - alrededor de unos 40 minutos a 1 hora y media. La mía me llevó tomó poco más de una hora. Viértela en tarros esterilizados y ciérralo. También puedes congelar los tarros y descongelarlos cuando sea necesario.

Debido al bajo contenido de azúcar, la mermelada debe mantenerse en la nevera.

Publicado en Nutrición