10 consejos para dormir bien de manera natural

Publicado en Wellness

El descanso y la recuperación forman parte de un estilo de vida saludable.

Todos necesitamos dormir aunque esta necesidad puede variar de una persona a otra. Se considera que has descansado suficiente cuando al día siguiente disfrutas de una agudeza mental completa y una sensación de bienestar.

Dormir bien es muy importante porque es durante este tiempo que recuperamos nuestra capacidad física, intelectual y mental. Funciones importantes como la conservación de la energía, el metabolismo anabólico (síntesis de sustancias), el fortalecimiento del sistema nervioso central, la consolidación de la memoria y la secreción hormonal, se realizan durante el sueño. El sueño fortalece el sistema inmunitario, libera la secreción de hormonas como la del crecimiento y la insulina, consolida la memoria, hace que la piel luzca mejor y más saludable y relaja los músculos.

Sin embargo, estimaciones de la Organización Mundial de la Salud evidencian que muchas personas no duermen bien: el 27% de los trabajadores de atención primaria tienen problemas para dormir y una de cada cuatro personas ha tenido al menos un episodio de insomnio una vez en su vida. Por lo tanto, el insomnio es, sin duda alguna, la principal alteración del sueño. Aunque es un trastorno del sueño, el insomnio no es la enfermedad en sí misma; es "solo" el síntoma de un problema que a menudo se pasa por alto. Se prescriben recetas para tratar el insomnio y a menudo se olvida que se debe a una causa. Por lo tanto, es importante entender cuándo y bajo qué circunstancias comenzaron los episodios de insomnio. También necesitas saber qué tipo de insomnio es: dificultad para conciliar el sueño, permanecer despierto por la noche o despertarse temprano.

Antes de buscar cualquier tipo de tratamiento, intenta seguir algunas reglas sencillas que pueden ayudarte:

  1. Reduce el consumo de alcohol, cafeína, nicotina y otros químicos que interfieren con el sueño y evítalos antes de acostarte.
  1. Convierte la habitación en un ambiente que induzca el sueño: oscuro, tranquilo y cómodo.
  1. Fíjate una rutina tranquila y relajante una hora antes de irte a dormir.
  1. Acuéstate solo cuando te sientas cansado.
  1. Una vez en la cama, no mires constantemente el reloj, para no aumentar la sensación de estrés.
  1. Utiliza la luz del día para regular el reloj interno. Déjala entrar a tu habitación por la mañana y sal a caminar durante el mediodía. La luz ayuda al cuerpo a percibir los ritmos naturales.
  1. Acostarse y despertarse siempre al mismo tiempo ayuda a establecer una rutina que garantiza un sueño mejor y más consistente.
  1. Cena temprano y come ligero para evitar una digestión muy lenta.
  1. Bebe la cantidad adecuada de líquidos por la noche para evitar tener sed a mitad del sueño. Pero no exageres o te pasarás la noche yendo al baño.
  1. Practica ejercicio a primera hora de la mañana o como máximo, tres horas antes de acostarte. Estarás más cansado cuando te acuestes y el efecto de alerta causado por el ejercicio físico, ya habrá pasado.

Curiosidad / ¿Sabías que…

Entre las muchas ventajas que aporta el deporte en términos de salud y longevidad, la práctica de actividades físicas puede ser muy beneficiosa en la lucha contra el insomnio. Los estudios demuestran que la práctica deportiva, de forma regular, aumenta la calidad del sueño de la persona en un 65%; no solo aumenta las horas totales de sueño, sino también la cantidad de sueño profundo, que es fundamental para que el cerebro procese nueva información.

Publicado en Wellness