Elimina lo innecesario y organízate: Tres hábitos diarios que te alejarán del estrés

Publicado en Wellness

El desorden hace la vida estresante y complicada. Simplificar la vida es como quitarse un peso de los hombros.

En Holmes Place, reconocemos que cuanto menos factores de estrés tengas en tu vida, más energía tendrás para centrarte en tus actividades personales y profesionales. El desarrollo de los siguientes hábitos diarios te ayudará a eliminar lo innecesario y a organizar tu vida para mantener tu rutina diaria sencilla y libre de estrés.

Crea un espacio de trabajo minimalista

Limitar el número de elementos en tu espacio de trabajo minimizará tus distracciones. Sé realista acerca de las cosas que realmente necesitas para ser productivo. Algunas personas pueden trabajar bien en un pequeño escritorio de madera, una silla cómoda y el ordenador. Otras personas requerirán unos cuantas cosas más para su rutina de trabajo diaria, como papeles y una selección de plumas y bolígrafos. Encuentra nuevas ubicaciones para todo aquello que no utilices diariamente. Por ejemplo, si sólo utilizas tus archivos una vez a la semana, apártalos de tu escritorio. Una vez a la semana, tómate unos minutos para ordenar la zona, limpiar todas las superficies visibles y trasladar aquellos elementos que no te resulten esenciales a otro lado.

Después de que hayas establecido tu espacio de trabajo minimalista, limpia el escritorio del ordenador. Muchas personas tienen una interfaz de escritorio desordenado con un montón de carpetas e iconos, la mayoría de los cuales no son necesarios para las tareas diarias de trabajo. Si tiene varios archivos para abrir durante el día, configura una tecla de acceso directo para recuperarlos, como Autohotkey para Windows o Quicksilver para Mac.

Mantener aquello que necesitas tener a mano es un aspecto clave para vivir un estilo de vida Holmes Place.

Anótalo todo

Aquella súper idea para tu próximo proyecto profesional o el artículo que se ha agotado mientras cocinabas puede parecer demasiado obvio. Sin embargo, si no escribes tus ideas de forma inmediata, pueden desaparecer antes de que te des cuenta. Utiliza una agenda diaria que se adapte a tu horario diario y crea el hábito de acudir a ella durante el día. Por ejemplo, si tienes un montón de reuniones y vídeo conferencias de trabajo, puede que tenga más sentido tener una agenda con franjas horarias. Si no necesitas franjas de horas para tus actividades diarias, un planificador con múltiples secciones de cosas que hacer (tareas, deberes del niño) al día puede tener más sentido. Si hay ciertos elementos que no necesitan de un seguimiento en tu agenda, asigna áreas específicas para esas notas. Por ejemplo, si no usas tu agenda para planificar tus gastos, crea una carpeta separada para finanzas.

Cocina más de lo que vayas a comer

Cocinar por lotes de comida reduce el tiempo que pasas en la cocina o preparando la comida en general, incluyendo el tiempo que dedicas para hacer la compra y la limpieza de la cocina. Asigna uno o dos días a la semana para preparar la comida y cocina por lotes. Si eres nuevo cocinando por lotes, tienes un montón de recursos online para ayudarte a empezar. Puedes utilizar tus tiempos de preparación de alimentos para cualquier cosa desde cortar las verduras para tus ensaladas del almuerzo para hacer chile en la olla de cocción lenta. Distribuye la comida por raciones en tuppers individuales para facilitar el acceso durante la semana. Coloca también un par de tuppers para la cena en el congelador, para aquellas noches que no tengas ganas de cocinar.

Publicado en Wellness