Entrevista con Cameron Diaz.

Publicado en Wellness

La estrella de Hollywood habla sobre bienestar, trabajo, envejecimiento y la aceptación de uno mismo. Cameron Díaz recuerda cómo a sus 30 años, los periodistas le preguntaban si, como actriz, le asustaba cumplir los 40.

Le decían “¿No tienes miedo de que la muerte de tu carrera sea inminente porque no aparentas 25?”. En lugar de tratar de luchar contra lo inevitable, la actriz se centra en entender lo que tendríamos que esperar cuando nos hacemos mayores y cómo podemos vivir mejor, más fuertes y más sanos a medida que vamos envejeciendo.

"¿Por qué a todo el mundo le asusta tanto envejecer?. Yo me siento mejor que nunca", dice Díaz, "No sólo físicamente. Me siento diferente mentalmente como ser humano."
Así que tiene que ver con cambiar las prioridades. "No estoy tratando de tener el mejor cuerpo de Hollywood. Estoy muy contenta de mantener mi bienestar, que es una prioridad en mi vida. Esto es importante para mí. A medida que te haces mayor, en cualquier momento de su vida, la única forma en la que puedes tener éxito es si te centras en lo que ganas, no en lo que renuncias ", afirma Díaz.

A diferencia de muchas actrices que se quejan de la falta de buenos papeles para las mujeres mayores, Díaz tiene una perspectiva diferente. Y afirma:"… Los papeles más interesantes son para las mujeres que tienen más de 40. No lo vemos de esa manera, porque no son papeles pensados sólo en el atractivo. Mira los nominados al Oscar en la última década. No estamos dando a las mujeres suficiente crédito por lo que están logrando, que son actuaciones maravillosas".

En una industria del cine obsesionada por la edad, ella admite que a lo largo de los años ha intentado todo tipo de pruebas con el maquillaje para disimular la edad. "He llegado a un límite de cupo de visitas a dermatólogos que prueban sus arsenales anti-envejecimiento, desde cremas, láser, Botox y los rellenos, todo con el afán de mantener una apariencia de juventud y belleza. Créeme, sé que es fácil quedarse atrapado con lo que ves en el espejo y usarlo como indicador de lo bien que estás envejeciendo. Pero no te dejes engañar - sólo porque te veas más joven que tu amigo, no significa que tu cuerpo no esté envejeciendo. Esta cosa del envejecer es un proceso y todos tenemos nuestro propio viaje individual a través de él".

Entonces, ¿qué tiene que cambiar?

"Superemos la crisis de la mediana edad y vivamos la vida. La celebración de la mediana edad es una celebración personal que marca el viaje que estamos haciendo para llegar hasta aquí y los lugares inesperados que todavía tenemos que descubrir”. La felicidad es el camino a seguir, para Díaz y su vida personal es sin duda lo más importante, "mi marido es la relación más amorosa y significativa que he tenido. Él es uno de los pilares de mi bienestar y construimos nuestra vida juntos ", afirma felizmente.

"Creo que es un privilegio hacerse mayor. No todo el mundo llega a hacerlo. He perdido un montón de amigos, que murieron entre los 20 y los 30 años. Estamos pensando en el envejecimiento como algo malo, pero si lo hacemos, eres realmente afortunado. Estamos viviendo más tiempo del que hemos vivido nunca. Puedo vivir más tiempo, pero no quiero sólo estar ser vivo. Quiero pasar la próxima mitad de mi vida sana en cuerpo, mente y espíritu."

Entonces, ¿cómo te ves a los 40 y 50 años?

"Ni siquiera sé si voy a continuar actuando. No sé qué va a pasar, pero no he renunciado a seguir actuando", admite. "No hace mucho podía saltarme un par de días de trabajo y, mientras mi nivel de energía y estado de ánimo se veían afectados, mi cuerpo lo resistía. Sólo necesitaba algunos días de duros entrenamientos para poner todo en su sitio y recuperar la sensación de fuerza. Ahora no es lo mismo de antes".

Ella practica con el ejemplo: la meditación trascendental diaria, el ejercicio regular, una alimentación sana y muchas risas y descanso. "Si no duermo bien, si me olvido de desayunar o de comer algo realmente rico y delicioso, si me olvido de mi entrenamiento, porque tengo varias reuniones que parecen que sea lo más urgente -ok, lo paso mal. Creo que todos seríamos mucho más felices, sintiéndonos mejor, aliviados y respondiendo simplemente a la pregunta de “¿Cuántos años tienes?” con la verdad. Sin miedo. Sin duda. Sin vergüenza".


Te dejamos aquí una entrevista de nuestra personal trainer Hanka: Felicidad y positivismo en los 50.

Publicado en Wellness