Guía para lograr unos hábitos saludables: El secreto de Holmes Place

Publicado en Wellness

Todos sabemos cuáles son los ingredientes para disfrutar de una vida sana y feliz. Ejercicio, alimentos integrales, mucho descanso, controlar el estrés... sin embargo, no siempre tenemos la fórmula correcta.

Funcionamos como un boomerang entre épocas sanas y episodios no tan saludables. Nos lanzamos a dietas restrictivas. Trabajamos sin parar hasta que nos quemamos y nos vamos de vacaciones para eliminar el estrés.

¿Por qué no mantenemos los hábitos saludables? En la mayoría de los casos porque apuntamos demasiado alto. Realizamos ejercicios que nos hacen sentir miserables. Luego nos saltamos el gimnasio durante una semana, un mes, un año... hasta que nos desmotivamos y nos rendimos. Nos privamos de los alimentos para perder peso y luego consumiremos el doble de nuestra ingesta diaria de calorías en un ataque de hambre.

En Holmes Place, creemos que la vida es algo más que eso. Una buena salud y la felicidad son parte del viaje que disfrutamos a cada paso del camino. Estos son nuestros secretos de un valor incalculable para lograr unos hábitos saludables:

Convierte el ejercicio en algo placentero: si los fanáticos del fitness te desconciertan, estás haciendo bien. Hacer ejercicio no debería ser un mal necesario, de lo contrario, seguirás utilizando una interminable lista de excusas para saltarte el gimnasio. Para cultivar una relación duradera con la actividad física, deberías disfrutar. No te marques siempre la misma rutina, combínalo y prueba diferentes máquinas, clases, rutas para salir a correr o actividades dirigidas. Si odias levantar pesas, prueba una clase de Zumba. Si correr en la cinta no es lo tuyo, sal a correr afuera. Haz lo que te gusta, en un lugar que te guste y seguramente obtendrás resultados.

Consume alimentos que te gustan: comer bien debería nutrir a tu cuerpo, no privarlo. Es crucial para nuestro bienestar, por lo que centrarse en una dieta equilibrada que deleite los sentidos es fundamental para crear hábitos alimenticios saludables que duren. Evita los alimentos procesados y no naturales y concéntrate en alimentos completos como las verduras, las frutas, las nueces, las semillas, la carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos ricos en grasas: estos alimentos no permitirán que te sientas hambriento. Los dulces no tienen por qué estar fuera de tu alcance, tampoco. Hornea tus propios postres saludables como una alternativa baja en calorías para satisfacer esos antojos de azúcar sin que te sientas culpable.

Abraza el poder de la comunidad: el sentido de pertenencia siempre nos inspira a movernos: estar cerca de personas con ideas afines y disfrutar de una conexión que nos una a todos. Esto podría ser asistir a una clase de yoga, unirte a un gimnasio o incluso salir con el grupo de running del barrio. Por supuesto, no necesitas vincularlo al ejercicio, puede ser voluntariado en un evento comunitario, inscribirte en un curso de creación de joyas o conocer gente en el concierto del grupo de música que te gusta.

Celebra el progreso: si has trabajado mucho, recompénsate por ello. Por ejemplo, si logras alcanzar un objetivo de pérdida de peso, regálate un masaje o un tratamiento de spa. Mantente positivo: cada vez que vayas al gimnasio, completa el entrenamiento o termina una carrera, márcatelo en un calendario o en la aplicación. Tener objetivos, ser bueno contigo mismo y crear una rutina de ejercicios gratificante es la clave para mantenerte en el camino de tu viaje a vivir bien.

Publicado en Wellness